El mercado laboral actual

Empresas, candidatos, oportunidades. Estamos ante la era del cambio laboral.

Por: Merce Martínez

estamos contratando

Cuando de niño te preguntan “¿Qué quieres ser de mayor?”, siempre imaginas que tus sueños se harán realidad, conseguirás ser lo que tú quieras, lo que te motiva de verdad. A medida que te vas haciendo mayor, vas redirigiendo tu vida en función de muchos factores (tu inicio en la sociedad, tus gustos, tus amistades, tu familia,…), todos ellos circunstancias que te rodean y que van moldeando un camino hecho especialmente para ti.

Cuando ya has adquirido formación y aptitudes y te has planteado hacia dónde navegas laboralmente, es el momento de introducirse en el mundo laboral; ese mundo donde (según tus expectativas) te esperan un sinfín de oportunidades que te harán crecer como persona y como profesional; donde te sentirás realizado contigo mismo y con tu trabajo. Y, supuestamente, podrás cumplir esos sueños que tenías de pequeño y que has guardado hasta ese momento. O eso es lo que, por lo menos yo, creo que debería ser.

Pero la realidad en la que vivimos se ha turnado muy distinta a medida que este mercado ha ido evolucionando y con él la perspectiva de contratación de las empresas que crean puestos de trabajo, movidas en gran parte por las políticas de empleo de los distintos gobiernos que se han ido sucediendo. En los últimos 5 años, el mercado laboral ha cambiado por completo; según Ivette Castro, psicóloga y coach experta en fortalezas, “Hace 5 años los procesos de selección eran mucho más rápidos. Basándote en el CV y realizando cuatro preguntas estándar podías presentar un informe con la valoración del candidato. Ahora es mucho más complejo y completo que requiere de tiempo y de paciencia por parte del candidato/a, ya que los procesos se alargan más, tanto por el uso de más recursos y técnicas de evaluación, como por la toma de decisión”.

Antes, las empresas tenían muy claro su papel, como comenta Ivette: “Las empresas siempre se han sentido en una posición superior por tener el poder de decisión: «tú sí, tú no«. Pero ahora, estamos en un momento de cambio, donde “las empresas también son estudiadas y evaluadas por parte de los candidatos/as y eso no significa que con tener una campaña de marketing muy buena y una estrategia de atracción potente sea suficiente para la atracción del talento”.

Por otra parte, las nuevas generaciones tampoco buscan trabajo de la forma tradicional y no tienen la misma percepción de un “trabajo para toda la vida”, como era antaño. Actualmente, existen figuras en el mercado laboral denominadas como “job hoppers”, como afirma Ivette, que “son la nueva generación en la que trabaja por proyectos y que no permanecen más de 5 años en la misma empresa”.

Eso significa que no tienen intención de quedarse como sus padres en una misma empresa para toda la vida hasta el día de su jubilación. Eso no quiere decir que no exista un compromiso con la empresa por parte del candidato, sino que se actúa según sus preferencias o sus objetivos de carrera profesional. Este cambio está resultando positivo para muchas empresas, ya que les ofrece un valor de talento añadido, pero para otras no, tal como expone Ivette, “siguen pensando que es algo negativo y que demuestra una inestabilidad del candidato/a”.

Para las empresas también ha habido cambios importantes en los últimos años respecto a sus procesos de selección, que también los han tenido que ir adaptando a las distintas realidades laborales y económicas. Pero, ¿qué tipo de candidatos buscan las empresas actualmente?

¿El mercado laboral está preparado para los candidatos/as?

Tal como afirma Ivette, “el mercado se ha vuelto exigente y muy competitivo, por ende, las empresas tanto con sus actuales trabajadores/as como con los posibles candidatos/as también”. Muchos hemos llegado, con tal de cumplir nuestros sueños y/o expectativas, a un grado de “sobre formación” y “sobre preparación”, frente a la constante exigencia de los ofertantes de empleo. “Ya no solamente el candidato/a es el que busca y se inscribe a ofertas, si no que ahora la empresa va a buscar el/la mejor profesional. En ese sentido, ha aumentado exponencialmente el uso de plataformas profesionales, como Linkedin, donde puedes contactar directamente con profesionales que están en activo”.

Para saber realmente si el mercado laboral está a la altura de los candidatos/as, debemos plantearnos si las empresas lo están. Ivette comenta que “sin ese cambio de mentalidad, de valores, de manera de trabajar y de seleccionar para crear nuevos equipos, donde prime la flexibilidad por parte de la empresa y el poner el foco en el candidato/a y sus necesidades, las empresas seguirán sin entender el nuevo rol dentro del nuevo juego profesional”.

Pero también hay que valorar un punto importante para los candidatos/as: Hay que saber valorarse como profesional y como persona, pero también como activo de la economía. Porque los trabajadores/as son el activo más importante de las empresas; pueden tener buenas infraestructuras, un buen plan de empresa, buena viabilidad económica, que exista un buen momento político,… pero sin los trabajadores, la empresa no puede seguir adelante. Y sólo así se conseguirá que el mercado laboral esté a su altura.

Colaboradora: Ivette Castro, psicóloga y coach experta en fortalezas. (https://soyivettecastro.com/)

Categorías